10 pasos para tener un baño impecable

¿Observas que por más que limpias el baño nunca termina de quedar como quieres? Probablemente limpies algunas zonas de forma incorrecta.

En Alcasa hemos recopilado algunos de los trucos que utilizamos para que nuestros baños estén siempre limpios y relucientes.

1. Si eres un poco desordenado, lo primero que tienes que hacer es ver qué objetos ajenos al baño están ocupando espacio y estorbando. Lo más importante que debes hacer es sacarlos todos.

2. En segundo lugar, quita las alfombras y todos los recipientes y demás objetos que tengas sobre los muebles o sobre el lavabo. De esta forma, sin nada en medio, harás el trabajo mucho más rápido.

3. Una vez desalojado el baño, lo primero que tienes que hacer es fregar los azulejos, las ventanas y el techo. Si observas que hay moho, límpialo con agua y lejía con la ayuda de un estropajo o una bayeta. Esto es lo primero que se debe hacer para así evitar que la suciedad caiga sobre el resto de elementos ya limpios.

4. Posteriormente, limpia el interior del inodoro. Echa lejía o cualquier otro desinfectante sobre él, y con ayuda de la escobilla limpia bien todo su fondo.

5. Para la ducha o bañera, echa sobre sus paredes, grifos y cabeza de la ducha el producto de limpieza con el que mejor trabajes y déjalo reposar durante 2-3 minutos. Transcurrido este tiempo, friégalo bien con un estropajo, posteriormente, enjuágalo bien con agua muy caliente y sécalo todo con una toalla, así evitarás que queden marcas. Si quieres que el grifo quede con más brillo, en vez de secarlo con una toalla normal, hazlo con papel. Para la mampara, lo ideal es mezclar vinagre con bicarbonato sódico, echarlo y dejarlo reposar durante 15 minutos. Transcurrido este tiempo, acláralo con una esponja húmeda.

6. Limpia el lavabo y el mueble que lo rodea. Deshazte de los restos de cal, jabón y pasta de dientes con un estropajo. Si hay rastro de suciedad en lugares poco accesibles, utiliza un cepillo de dientes, te permitirá llegar a loas zonas más escondidas.

7. Para los muebles, simplemente límpialos con un estropajo con agua templada y jabón y, posteriormente, acláralo con una bayeta.

8. Para la parte externa del inodoro, haz igual que con el lavabo, pero recuerda que es recomendable utilizar otro estropajo para así evitar que los gérmenes vayan de un lugar a otro.

9. Los espejos, los grandes odiados por muchas personas. Mezcla agua tibia con vinagre y frota con papel de periódico. Una vez haya quedado limpio, coge otra hoja de periódico seca y vuelve a pasarla hasta que se elimine toda la humedad.

10. Por último queda el suelo del baño. Es la parte más rápida y sencilla. Bárrelo para recoger pelos, papeles o lo que pueda haber caído durante la limpieza. Una vez limpio, pasa la fregona con agua caliente, jabón y lejía. Acláralo y tu baño estará listo.

Esperamos que nuestros consejos os sirvan de ayuda. Pero queremos conocer vuestros “trucos caseros” para tener un baño perfecto, ¿cuáles son vuestros favoritos?


Anuncios

Guía básica para bañar a nuestro perro.

perroescalada

Desde el blog de Alcasa siempre intentamos hacer que la experiencia en el baño sea buena, relajante y en la medida de lo posible, divertida. Por eso no nos centramos exclusivamente en uno de los miembros de la familia, sino que intentamos ayudar y servir a todos. En muchas casas, convive también una mascota, y esta es considerada como una parte más de la familia, y al igual que la higiene en los humanos es vital, también lo es en nuestro perro.

Pese a que cada vez más las tiendas de mascotas incluyen una ducha especial para nuestra mascota, en muchas ocasiones no podemos acercarnos a uno de estos establecimientos para dar un baño al perro. Por eso algunas personas deciden hacerlo en casa; para hacerlo de esta manera debemos de tener en cuenta varios factores antes de meter al perro en la bañera. Nos debemos asegurar que el lugar es cómodo y seguro tanto para el animal como para el dueño, y a la vez debemos comprobar que tenemos a mano todo lo que vamos a necesitar durante el proceso. No es conveniente meter al perro a la bañera sin correa, esta nos ayudará a mantenerlo bajo control en todo momento.

Una vez lo metemos al agua, debemos de controlar que la temperatura sea la adecuada, tibia a nuestro tacto estará bien. Debemos enjabonar al animal con champú específico para su pelo, es importante y no vale con el mismo que nos duchamos nosotros, de la misma manera que nosotros no nos duchamos con el detergente de limpiar la vajilla. Deja la cabeza para el final y cuida de que no entre jabón ni agua en sus ojos u oídos. Una vez está enjabonado, hay que aclararlo con abundante agua, y no debe quedar rastro del jabón, una vez más, la cabeza lo último.

Una vez terminado este proceso, es necesario secarlo muy bien, por eso deberíamos familiarizarlo con el ruido del secador, porque una toalla no será un método del todo efectivo si nuestro perro tiene mucho pelo. Por último deberemos cepillar su pelo para que no queden enredos después del baño, y una vez terminado esto mantenerlo entretenido para que no se sacuda por toda la casa.

Hacia el baño inteligente

Ya hemos hablado de la incorporación de la tecnología al baño para facilitarnos el día a día, gadgets, hidroterapia, ahorro energético, pero los japoneses han ido un paso más allá colocándonos en el baño de las películas de ciencia ficción: un WC inteligente.

ImagenLa compañía nipona Lixil ha desarrollado Satis, un WC controlado a través de bluetooth que cuenta con todo tipo de lujos.

En la actualidad los inodoros japoneses son piezas de tecnología avanzada, que cuentan con opciones como la regulación de la temperatura del asiento, o generación de música ambiente.

Pero Lixil da un paso más, con Satis, podemos controlar la temperatura del asiento, levantar o bajar la tapa, vaciar la cisterna e incluso reproducir nuestra música favorita en los altavoces que trae integrados. También podemos acceder al consumo eléctrico y de agua desde una aplicación en Android.